cover

LA VENGANZA
DEL
MUTANTE

cromosoma

© 2005, Wal­ter Ale­jan­dro Igle­sias

ht­tp://ro­que­sor.com
wai@ro­que­sor.com



La edi­ción de es­te li­bro, así co­mo la de los otros dos de la mis­ma se­rie, a sa­ber, Las en­se­ñan­zas del se­ñor Ro­que­sor © 2000 y Viaje al no-espacio © 2008, fue un trabajo realizado en su to­ta­li­dad por el mis­mo au­tor, in­clu­yen­do ilus­tra­cio­nes y di­se­ño de por­ta­da.

Pros­pec­to

Lue­go de via­jar a tra­vés del uni­ver­so, Ro­que­sor re­gre­sa a la Tie­rra, o al me­nos eso cree has­ta que se to­pa con un do­ble su­yo cu­ya his­to­ria es pa­re­ci­da aun­que no idén­ti­ca.  En­tre am­bos in­ten­tan ex­pli­car el fe­nó­me­no elu­cu­bran­do un par de hi­pó­te­sis de­li­ran­tes.

Es­te do­ble se le pa­re­ce en to­do sal­vo en que es ho­nes­to y no­ble, lo que lo lle­va a em­pren­der ac­tos he­roi­cos y a su­frir las sa­bi­das con­se­cuen­cias.  Con lo cual, aquí con­ti­núa la epo­pe­ya del pri­mer Ro­que­sor yux­ta­pues­ta a la tra­ge­dia de su do­ble, úni­co pun­to de con­flic­to en­tre ellos.

Un pa­sa­je di­ce del pro­ta­go­nis­ta:

“Se con­ver­ti­rá en la som­bra o, quién sa­be, en el es­pe­jo del mun­do”.

Te­nien­do en cuen­ta que la ima­gen que es­te es­pe­jo de­vuel­ve su­pe­ra con cre­ces la más du­ra fic­ción se de­du­ce que el con­te­ni­do de es­ta obra pue­de he­rir la sen­si­bi­li­dad de al­gu­nos.  Pa­ra evi­tar ma­lin­ter­pre­ta­cio­nes pre­ma­tu­ras es­pe­ro que bas­te re­cor­dar que las va­cu­nas son pe­que­ñas do­sis de la en­fer­me­dad a com­ba­tir.  An­te cual­quier du­da con­sul­te a su mé­di­co o far­ma­céu­ti­co.

El au­tor

Así, el hom­bre, pre­ña­do de sen­ti­do,
res­pi­ró el ai­re, vo­mi­tó pa­la­bras,
mi­ti­fi­can­do, adue­ñán­do­se
de lo in­con­ce­bi­ble,
de su suer­te,
de sí;
E in­ven­tó el fue­go,
y vio que es­ta­ba bien,
y se hi­zo as­tro­nau­ta, via­jó,
per­dién­do­se en su pro­pio vien­tre:
«¿Quién soy? —gri­tó des­de lo pro­fun­do—,

¿qué soy?».


A mis ex­tra­ños,
a mis co­no­ci­dos­‐des­co­no­ci­dos.

I

DEO IGNOTO

En la Pla­za del Cen­tro

No ven­go a abo­lir nin­gu­na ley, tam­po­co a ha­cer cum­plir ley al­gu­na.  Aquila non capit muscas.  Ven­go a lim­piar el pla­ne­ta, li­brar­lo de vues­tros há­bi­tos (Ro­que­sor 1, 2261, si­glo III se­gún Ve­ra).

Po­de­mos se­guir más si­glos jun­tan­do es­com­bros de vie­jas ca­te­dra­les.  Pe­ro ¿por qué apos­tar a la ago­nía?  Ya na­ce­rán nue­vos mi­tos, co­mo so­les y lu­nas, al­gu­nos pa­ra dar, otros pa­ra en­vi­diar y fin­gir luz.  He­rra­mien­tas, ar­mas en nues­tras ma­nos, una vez más da­rán el triun­fo a la car­ne, co­mo siem­pre ha si­do.  Co­gi­to, er­go sum.  ¡So­mos la crea­ción y el crea­dor!  (Ro­que­sor 2, 2125, si­glo II se­gún Bo­na­cho­ne).

EL PRECIO DE LA FAMA

Ro­que­sor 2, 2125, si­glo II s.B.

«¡Es el hi­jo de Dios! —gri­ta­ba la mul­ti­tud­—, ¡de nue­vo en­tre los hom­bres!, ¡co­mo la Bi­blia lo pre­di­jo!».

—No en­tien­den.  Na­da ten­go que ver con eso.

—¿Có­mo ex­pli­cas los mi­la­gros? —gri­tó uno.

—¿Qué mi­la­gros?

—¿Có­mo pue­des ver lo que va a su­ce­der?

—No me van a en­ten­der.  Una par­te de mí se en­cuen­tra le­jos y me ha­bla des­de lo pro­fun­do.  Los mao­bac, por ejem­plo, sa­bía que ven­drían.  Ven­drán más ex­tra­te­rres­tres y no crean que los hos­ti­les son los peo­res.

—¡Ra­cis­ta!  Los mao­bac son bue­na gen­te —in­qui­rió uno.

—¿No cri­ti­ca­ba Je­sús a los fa­ri­seos? —re­tru­có otro.

—¡En­sé­ña­nos el ca­mi­no, Ro­que­sor! —gri­tó otro fa­ná­ti­co.

«¡Sí, es él, es el hi­jo de Dios!», a co­ro la mul­ti­tud.

Im­po­si­ble abrir­se ca­mi­no en­tre la gen­te, to­dos que­rían un pe­da­zo de él, sa­bía que al ha­cer­lo los su­mi­ría más en su men­ti­ra, pe­ro no te­nía op­ción, no ha­bía for­ma de sa­lir de ahí que no fue­ra li­te­ral­men­te vo­lan­do.  A fal­ta de prác­ti­ca ya ca­si ha­bía ol­vi­da­do có­mo ha­cer­lo, a du­ras pe­nas lo­gró ga­nar al­tu­ra, pe­ro no lle­gó le­jos, lo in­ter­cep­tó en el ai­re una pa­trulla mi­li­tar mao­bac, la tec­no­lo­gía traí­da a la Tie­rra por es­ta gen­te per­mi­tía que vehí­cu­los si­mi­la­res a los vie­jos au­to­mó­vi­les a ex­plo­sión cir­cu­la­ran por ca­rri­les mag­né­ti­cos ge­ne­ra­dos des­de to­rres usan­do un mi­ne­ral lla­ma­do le­to­ni­ta.

—Al con­tra­rio de lo que us­ted va­ya di­cien­do por ahí, se­pa que no­so­tros sea­mos un pue­blo pa­cí­fi­co, Ro­que­saur.  Si fué­ra­mos co­mo us­ted pien­sa ya lo hu­bié­ra­mos ma­ta­do, ¿no?  Lo que no­so­tros que­ra­mos sea DIA‐LO‐GAR, ¿com­pren­da?

—Lo úni­co que quie­ro de…

—Esa sea su opi­nión, no­so­tros opi­ne­mos dis­tin­to.  Us­ted quie­ra te­ner la ra­zón siem­pre, Ro­que­saur.  Y se­pa que es­te­mos al tan­to de la ni­ñe­ría que us­ted an­du­vie­ra di­cien­do por ahí.

—Cuan­do lle…

—¡CALLES LA BOCA!, ¿no en­tien­da que así no va­ya­mos a con­cluir na­da?  Ha­ya­mos si­do to­le­ran­tes con us­ted, ten­ga suer­te de que sea­mos un pue­blo “de­mo­crá­ti­co”, ¿eh?  Pe­ro se­pa que la pró­xi­ma va­ya­mos a ir a con­ver­sar a la Es­tre­lla Vein­ti­dós.

Aca­ba­do el diá­lo­go con el je­fe mao­bac, uno de los su­bo­fi­cia­les abrió la com­puer­ta del vehí­cu­lo e in­vi­tó al Mu­tan­te a re­ti­rar­se de un em­pu­jón.  En caí­da li­bre des­de dos­cien­tos me­tros de al­tu­ra, una vez más in­ten­ta­ba re­cor­dar có­mo vo­lar.  Per­se­gui­do por hu­ma­nos y mao­bac vol­vió an­gus­tia­do a su ac­tual re­fu­gio, el océa­no.

ROQUESOR BAJA A LA TIERRA

Ro­que­sor 1, 2261, si­glo III s.V.

Yar­día: —¿Se­rá bue­no que te en­cuen­tres con él?

Ro­que­sor: —No lo sé, pe­ro quie­ro ave­ri­guar qué pa­só.

—Es di­fí­cil creer que de aquí ha­yas sa­li­do tú.

—Ya cuan­do vi­vía aquí me re­sul­ta­ba di­fí­cil creer­lo.

De­jó a su mu­jer y a su hi­jo de me­ses en el Nar­val IV y des­cen­dió al que en teo­ría ha­bía si­do su pla­ne­ta na­tal.

LA VIRGEN DE LOS MIL ROSTROS

La sa­via lu­cha por fil­trar­se en­tre po­ros y ve­tas.  Cuan­do las úl­ti­mas go­tas vis­co­sas co­bren for­ma se ve­rá a sí mis­ma ya­cer de pie, pa­ri­da por ené­si­ma vez en­tre las ro­cas y las som­bras.  La Vir­gen de los Mil Ros­tros se au­to­ca­no­ni­za, no tie­ne an­tes ni des­pués fi­lo­só­fi­co, si lo­gra ha­cer­se car­ne los an­ge­lo­tes re­cons­trui­rán su se­xo, aun­que no se­rá fá­cil de­sem­ba­ra­zar­se del pe­sa­do mar­co que una y otra vez la ha vis­to na­cer y la sus­ten­ta.

¿Cuál de es­tas ro­cas ocul­ta a mi Ariad­na?

¿Ba­jo qué ro­ca vi­ve?

¿“Cul­tu­ra”, es lo que ce­lo­sa­men­te res­guar­dáis?

¡Es­com­bros di­fí­ci­les de re­mo­ver!  Pues os ad­vier­to,

Lle­ga­rán vien­tos más fuer­tes, ¡lle­ga­rán!

El gue­rre­ro aguar­da la­ten­te en­tre los es­com­bros de eso

Que lla­máis cul­tu­ra.

Y no es em­brión co­mún.  Os re­ve­la­ré, no es hu­ma­no.

¿Dón­de?, ¿ba­jo qué piel vi­ve mi Ariad­na?

¿Po­dré, lle­ga­do el mo­men­to, res­ca­tar­la en­tre los es­com­bros?

¿Vi­ve aún di­si­mu­la­da ba­jo la del­ga­da piel del ar­te?

Ay de mí, de mi des­ti­no,

De­bo vol­ver­me más fuer­te que el Sol,

Los tiem­pos no es­pe­ran…  Ya vie­ne.

De­bo ser ca­paz de so­plar, in­cen­diar, inun­dar,

Más fuer­te que la na­tu­ra­le­za, lim­piar

Has­ta la úl­ti­ma ro­ca, el úl­ti­mo es­per­pen­to.

Os di­ré más, el gue­rre­ro ha na­ci­do.

¡Ariad­na!, ¡ARIADNA!,

Ni mil gri­tos al­can­zan ex­pre­sar mi do­lor, mi tran­s­for­ma­ción;

¿Se cu­bri­rá mi cuer­po de pe­lo?, ¿de púas?,

¿De ten­tá­cu­los?…

Se­ré ani­mal her­mo­so y fuer­te,

Co­mo nin­gún otro ha­ya ha­bi­ta­do es­te pla­ne­ta,

Mi alien­to cal­dea­rá el es­pa­cio, mi ala­ri­do re­tum­ba­rá en el cos­mos.

Mi na­tu­ra­le­za, mi de­seo, dra­gón in­ter­mi­na­ble,

Pi­de a gri­tos tu pre­sen­cia;

Ariad­na, he na­ci­do, ya soy,

¡El gue­rre­ro se hi­zo car­ne en mí!

Mie­do, há­bi­to, es­pe­cia­li­za­ción: cul­tu­ra.

Cul­tu­ra es úte­ro y lo que en su de­ve­nir aban­do­na su for­ma sir­ve de pla­cen­ta.  El de­ve­nir de la hu­ma­ni­dad ha si­do cí­cli­co, al prin­ci­pio y fi­nal de ca­da ci­clo co­bró fuer­za un sím­bo­lo.  No por na­da pe­que­ños sím­bo­los han si­do la pun­ta de lan­za de gran­des des­pla­za­mien­tos de ideas, de­jan­do muer­tes tras su hue­lla.

EL DEVENIR DE LAS ESPECIES

La Tie­rra, 2261

Ro­que­sor 1: —Des­de aquí ya no se ve las es­tre­llas.

Ro­que­sor 2: —Y és­ta es de las no­ches más lim­pias.

—Tam­po­co veo gen­te.

—Duer­men.

—¿Dón­de?, ¡hay más rui­nas que ciu­dad!

—Es­ta zo­na su­frió los sis­mos.  Los me­dios di­je­ron que ha­bía si­do un fe­nó­me­no na­tu­ral, pe­ro fue­ron los mao­bac.

—Ha­ce mu­chos años, en un pla­ne­ta cer­ca­no a la Es­tre­lla Vein­ti­dós don­de pa­ra­mos con Yar­día, co­no­cí a un hu­ma­no que ha­bía con­se­gui­do fu­gar­se de la Es­tre­lla.  És­te hom­bre me pu­so al tan­to de que los mao­bac ya ha­bían co­lo­ni­za­do la Tie­rra.

—¿Es­tu­vis­te al­gu­na vez en la Es­tre­lla Vein­ti­dós?

—En la Es­tre­lla no, pe­ro sue­lo pa­sar cer­ca, cuan­do voy rum­bo al mi­croór­ga­no.

—¿Mi­cro qué?

—Dis­cul­pa que in­te­rrum­pa, ¿qué son esos bi­chos?

—Pa­lo­mas.  Por eso no hay na­die en la ca­lle de no­che…

Tres pa­res de ojos fluo­res­cen­tes se des­pla­za­ban por el me­dio de la Pla­za.  La luz del fa­rol re­cor­tó su per­fil, pa­tas lar­gas sos­te­nían lo que pa­re­cía un po­llo fla­co, de cue­llo alar­ga­do, ca­be­za se­mi lam­pi­ña y pi­co que de­ge­ne­ra­ba en­tre el de una ga­vio­ta y un bui­tre.

»Hoy ya no se en­cuen­tra co­mi­da ti­ra­da en la ca­lle, se vol­vie­ron car­ní­vo­ras.  Al ga­nar pe­so per­die­ron la ha­bi­li­dad de vo­lar.  Su vis­ta se adap­tó pa­ra ca­zar de no­che, ven me­jor que una le­chu­za.  Si apro­ve­cha­mos aho­ra que es­tán en­tre­te­ni­das con el ca­dá­ver del pe­rro tal vez po­de­mos re­fu­giar­nos en aque­lla en­tra­da de sub­te.

—¿Re­fu­giar­nos?

An­tes que el Ro­que­sor de la Tie­rra pes­ta­ñea­se el Ro­que­sor re­cién lle­ga­do del es­pa­cio ha­bía ma­ta­do las pa­lo­mas.

—Cier­to que a ti el con­ver­ti­dor de ma­sa te fun­cio­nó.

—De­jé de usar­lo ha­ce tiem­po, apren­dí mu­cho allá arri­ba.

¿Ani­mal exu­be­ran­te o de cos­tum­bres?

No to­dos na­ci­mos pa­ra des­can­sar en una es­té­ti­ca.  Na­da es sin su con­tex­to a los ojos del en­ten­di­mien­to.  El in­ten­to de la ló­gi­ca es vin­cu­lar, a di­fe­ren­cia del ocio, que al igual que la ru­ti­na nos alie­na.  La crea­ti­vi­dad de cier­tos ani­ma­les exu­be­ran­tes na­ce de su vi­sión de rep­til, ve lo que se mue­ve, lo que vi­ve.

Los pa­ya­sos ma­tan pa­ra Ro­que­sor

Ro­que­sor 2: —¿Ves?  A di­fe­ren­cia de las pa­lo­mas, las mos­cas y las cu­ca­ra­chas si­guen con­vi­vien­do ama­ble­men­te con la gen­te.

Ro­que­sor 1: —Po­dría lim­piar es­te pla­ne­ta en ho­ras y ven­der­lo a muy buen pre­cio.  Pa­re­ce men­ti­ra que me fre­ne la nos­tal­gia, ¡lo que pue­de la ima­gi­na­ción y la dis­tan­cia!

—Me hu­bie­ra gus­ta­do ver lo que vis­te, via­jar.

—¿Qué pa­só con­ti­go?

—Mi na­ve no des­pe­gó.

—Por eso men­cio­na­se el con­ver­ti­dor de ma­sa.

—A mí no me fun­cio­nó.

—¿Y en las prue­bas pre­li­mi­na­res, con Ta­tú?

—¿Quién es Ta­tú?

—Es­to se es­tá po­nien­do más di­fí­cil de lo que creía.

—Mo­men­to… —se de­tie­ne aler­ta y cru­za el bra­zo en el pe­cho de su com­pa­ñe­ro—.  ¡Los pa­ya­sos!

Un gru­po de jó­ve­nes co­rría por la ave­ni­da an­cha que lin­da­ba con la Pla­za.  Lle­va­ban la ca­ra pin­ta­da, ves­tían an­dra­jos, au­lla­ban y reían co­mo hie­nas.

»Vie­nen por mí.  La úl­ti­ma vez me cos­tó ho­ras de­sem­ba­ra­zar­me de ellos, tu­ve que co­rrer ki­ló­me­tros.

—¿Qué fue de tus alas?

—Per­dí esa ha­bi­li­dad ha­ce mu­chos años, ya te con­ta­ré lue­go.  Aho­ra me­jor vá­mo­nos, vie­nen a ma­tar­me.

—Con­que en es­to de­ge­ne­ró mi an­ti­guo ene­mi­go, ¡en­tre las ro­cas y el már­mol se ges­ta­ron es­tos bi­chos!  No te preo­cu­pes, ¡aho­ra ma­tan pa­ra mí!

El Ro­que­sor del es­pa­cio di­ri­gió su mi­ra­da a los pa­ya­sos, és­tos, inex­pli­ca­ble­men­te, co­men­za­ron a co­rrer en cír­cu­los y a ma­tar­se en­tre ellos.  Al aca­bar la ma­sa­cre, el Mu­tan­te del es­pa­cio ca­mi­nó has­ta don­de ya­cía se­miin­cons­cien­te el úni­co so­bre­vi­vien­te.

»Duer­me —su­su­rró, aca­ri­cian­do el ros­tro del mo­ri­bun­do.

Y el jo­ven dio su úl­ti­mo ala­ri­do al sen­tir la pe­zu­ña fría cla­var­se en su ojo de­re­cho.

»¿Pro­bas­te es­to? —o­fre­cien­do al Ro­que­sor de la Tie­rra el ojo iz­quier­do de la víc­ti­ma.

—¡Me das mie­do de mí mis­mo!

—Bah, con ra­zón tu na­ve no des­pe­gó, te fal­ta con­fian­za.

LA MAYOR CRUELDAD

Se­re­mos pa­dres crue­les de hi­jos que va­ga­rán des­va­li­dos, bra­zos de nues­tras frus­tra­cio­nes pre­ten­dien­do al­can­zar la Na­da.  Fui­mos hi­jos de lo des­co­no­ci­do y se­re­mos pa­dres de la os­cu­ri­dad.  So­mos la crea­ción y el crea­dor.

Ro­que­sor 1: —¿Qué fue de pa­pá?

Ro­que­sor 2: —En­te­rra­do en el fon­do del océa­no.

—Pe­ro fa­lle­ció en Por­lan, su­pon­go.

—Hoy Por­lan ya­ce ba­jo el mar.  Voy ahí to­dos los días.  A ve­ces vi­si­to su tum­ba.

—No pa­re­ce ha­ber­te ido bien.

—Los hu­ma­nos me per­si­guen por­que me con­si­de­ran una dei­dad.  Los mao­bac por­que les es­tor­bo, no me ma­tan por­que man­te­ner a los hu­ma­nos en su há­bi­tat y cos­tum­bres les re­sul­ta más ren­ta­ble.  Sal­vo los que se lle­van a la Es­tre­lla Vein­ti­dós.

—Ahí tie­nen ya­ci­mien­tos de le­to­ni­ta.

—A prin­ci­pio del si­glo pa­sa­do las ca­rre­te­ras es­ta­ban ates­ta­das, ya era im­po­si­ble cir­cu­lar.  La no­ve­dad de la le­to­ni­ta fas­ci­nó a to­dos, lo tí­pi­co, de­cían que iba a so­lu­cio­nar el pro­ble­ma del trans­por­te, la po­lu­ción.  Al mo­tor a ex­plo­sión lo si­guen usan­do en las vi­llas mi­se­ria, clan­des­ti­na­men­te.

—Es lo ma­lo de ser lon­ge­vo, ver la his­to­ria pla­giar­se a sí mis­ma has­ta el as­co.  Hay al­go que no en­ten­dí, me di­jis­te que vas a Por­lan ca­da día, ¿no es que es­tá su­mer­gi­do?

—Per­dí una ha­bi­li­dad pe­ro ga­né otra, apren­dí a res­pi­rar ba­jo el agua.  Es que hoy no hay otro re­fu­gio po­si­ble más que el océa­no.

—¡Uh, mue­ro por vol­ver a ver Por­lan, nues­tro ba­rrio!  Pe­ro lo de res­pi­rar ba­jo el agua te lo de­bo.

—No hay pro­ble­ma.  Adap­té una na­ve mao­bac aban­do­na­da, la hi­ce un sub­ma­ri­no.

—Ajá.  Las pe­leas con nues­tro pa­dre fue­ron trau­má­ti­cas, pe­ro qui­zá te­ne­mos que agra­de­cer a eso lo que so­mos.

REALIDAD = CONCIENCIA

Is­mo, ¡per­dón!

¡Enar­bó­la­te an­te mí!

Is­mo es­pa­da, is­mo plu­ma, is­mo pa­la­bra,

¡Lí­bra­me!

¡Lí­bra­me de es­tos bi­che­jos!

Is­mo, is­mo, is­mo,

Cor­ta­ré ca­be­zas con tu fi­lo,

Voy a uti­li­zar­te.

¡Voy a ma­tar!…

La rea­li­dad de ca­da uno aca­ba don­de su con­cien­cia, la que de­ter­mi­na la per­cep­ción del in­di­vi­duo, fun­da­men­tal­men­te con­di­cio­na­da por el mie­do.  Así co­mo con­ci­bió dio­ses a su ima­gen, el hom­bre con­ci­bió his­to­ria a par­tir de su agen­da, juz­gó si­glos con el cri­te­rio que juz­ga lo in­me­dia­to.

En­ten­der la rea­li­dad co­mo al­go ex­ter­no, aje­no, ali­via res­pon­sa­bi­li­dad.  La ex­pan­sión de la pro­pia rea­li­dad es una aven­tu­ra per­so­nal, tan­to ha­cia den­tro co­mo ha­cia fue­ra hay mu­cho Yo por des­cu­brir.  Y no po­de­mos ex­pli­car la con­cien­cia si no es ba­sán­do­nos en la ma­ni­pu­la­ción de la ener­gía, que es lo que nos dis­tin­gue co­mo se­res vi­vos.  Po­de­mos sen­tir, ver, oír, lue­go ser cons­cien­tes, gra­cias a que tam­bién so­mos ener­gía.  Tal co­mo de­cía el poe­ta, ca­da in­di­vi­duo es un afluen­te al gran mar, no es el cuer­po fí­si­co, si­no el in­ter­cam­bio de ener­gía con el me­dio lo que de­fi­ne al ser.  Vién­do­lo de es­te mo­do es aún más di­fí­cil dis­tin­guir en­tre fue­ra y den­tro y res­pon­der la pre­gun­ta de­trás de to­da es­pe­cu­la­ción de po­der: ¿e­xis­te el afue­ra?

Ya vue­lo le­jos.  Le­jos de vues­tra la­si­tud, de vues­tra mi­ra­da bo­vi­na, de vues­tro que­jum­bro­so va­ci­lar que pre­ten­de ser pa­la­bra, más allá de vues­tra ima­gi­na­ción, con alas de he­re­je, in­tem­pes­ti­vas, sal­va­jes, cons­trui­das por mi si­len­cio.  No ne­ce­si­to vues­tra com­pren­sión.  Só­lo res­ta re­sig­nar­me an­te vues­tra de­si­dia, ene­mi­go in­ven­ci­ble que só­lo ad­mi­te ór­de­nes: rea­li­dad = con­cien­cia.

Los úl­ti­mos se­rán los pri­me­ros

Ro­que­sor 1, 2261

—Con­que, vo­so­tros sois los re­za­ga­dos, “los úl­ti­mos­”.

—Pre­sen­cia­mos tus mi­la­gros, sa­be­mos quien eres.  ¡Sál­va­nos, por fa­vor, oh, To­do­po­de­ro­so!

—Se­réis los pri­me­ros en­ton­ces…

An­te la mi­ra­da ató­ni­ta de los mao­bac, el Mu­tan­te del Es­pa­cio cer­ce­nó los cuer­pos de los vein­te fa­ná­ti­cos con su lá­ser.

Ven­gan­za

Hu­ma­no

¿Que­rías ta­par mi bo­ca?,

Pues la has am­pli­fi­ca­do.

¿In­mo­vi­li­zar mis ma­nos?

Ojos le has da­do,

He­rra­mien­tas di­vi­nas son

Aran­do el in­cons­cien­te.

¿Que­rías ri­di­cu­li­zar­me?,

Abris­te ca­na­les, en mi fren­te, en mis sie­nes,

En mi nu­ca,

En­gran­de­cién­do­me, más allá de tu com­pren­sión.

Y mí­ra­te,

Por más que gri­tes

Na­die res­pon­de­rá.

Pi­de,

Na­da te se­rá da­do.

¡Gol­pea!,

Na­die te abri­rá…  Hu­ma­no,

El pe­so de mi es­pa­da es tri­vial com­pa­ra­do al da­ño que a ti mis­mo te has he­cho,

No así su bri­llo.  Pue­do ven­gar­me

Con só­lo mos­trar­te,

Re­fle­jar lo que eres.

** Fin del primer capítulo **

Adquiera el libro en tapa blanda (amazon)