Falta de interés

La gente ve en los libros un “pasatiempo”…

Había leído la traducción al castellano años atrás, me lo debía, me puse a leer la versión original de la novela The Time Machine de H. G. Wells.  Voy a citar de la misma lo que para mí es un detalle significativo; en el cuarto capítulo el Viajero en el Tiempo comienza a relatar sus primeras impresiones de los eloi, las criaturas humanoides con que se topa ni bien llega a aquella versión futura (año 807.701 DC) de la Tierra.  Al describir sus ojos dice que son grandes y apacibles y que «aunque parezca ególatra de mi parte», aclara, «esperaba encontrar más interés en ellos.»:

The eyes were large and mild; and—this may seem egotism on my part—I fancied even that there was a certain lack of the interest I might have expected in them.

Como el siguiente párrafo explica, un segundo indicio de esta falta de interés es que los eloi se acercan de manera juguetona pero no intentan comunicarse:

'As they made no effort to communicate with me, but simply stood round me smiling and speaking in soft cooing notes to each other, I began the conversation.'

En el quinto párrafo, habiendo juntado más evidencia se pregunta:

The question had come into my mind abruptly: were these creatures fools?

«[…]: ¿eran tontos estos seres?»

Por último expresa su frustración:

For a moment I felt that I had built the Time Machine in vain.

«Por un momento sentí que había construido la máquina del tiempo en vano.»

No puedo decir lo mismo de la auténtica máquina del tiempo (como yo veo a los libros) desde que me permite saber que alguien en el siglo diecinueve notó lo mismo que hoy noto yo al observar al ser humano y su devenir.  Aunque no es prudente considerar mi interpretación prueba de empatía está claro que al igual que yo el auténtico viajero en el tiempo (Wells) consideraba la falta de interés primer indicio de decadencia.



Artículos

PORTADA