Humanos y máquinas

En el motor de un coche el pistón no puede hacer el trabajo del cigüeñal.  A su vez éste no puede hacer el trabajo de la biela.  Una bujía sólo cumple una función y lo mismo puede decirse del resto de las partes.

El software de computadora es algo más flexible, aun así la base del sistema operativo Unix tiene una buena y fiable filosofía folclóricamente conocida como KISS (keep it simple, stupid), un grupo de pequeños programas escritos con la consigna de que cada uno cumpla una y sólo una función y lo haga correctamente.  Luego brinda una forma de combinar estos programas para realizar tareas más complejas.

Hace más de dos décadas, mientras estudiaba violoncelo en el conservatorio de música de mi país, Argentina, decidí intentar seguir un curso de luthería que daba un hombre mayor los Sábados.  Para el que no lo sepa, se llama luthier al que construye instrumentos musicales, especialmente los de cuerda como violines o violoncelos.  Algunos se sorprenden cuando se les dice que para construir la tapa de un violín (así como la de un violoncello) el luthier logra la concavidad a fuerza de gubia partiendo de un bloque sólido.  Y, a medida que cava, controla con un calibre especial cuidando conseguir el mismo espesor en toda la extensión de la tapa.  Durísimo trabajo artesanal.  Entendí que debía elegir entre tocarlos o construirlos dado que ambas tareas exigen dedicación completa; no sin lamentarlo abandoné al mes.  De esta experiencia guardo un diálogo corto que mantuve con el profesor antes de dejar el curso, me contó que había vivido varios años en los Estados Unidos donde tenía un empleo en una fábrica de pianos con un fabuloso salario.  Cuando le pregunté lo obvio, por qué regresó a la Argentina a ganar menos de la séptima parte de lo que ganaba allá, me explicó que se aburría de cortar las poco agraciadas teclas de piano toda la jornada.  Él era sólo un eslabón en la cadena de producción.

La sociedad moderna es como una máquina, los individuos son forzados a hacer sólo una cosa y bien, como en el ejemplo de Unix.  Durante toda la jornada y, con “suerte”, durante toda la vida.  Por supuesto que es económicamente productivo pero lo que es bueno para las máquinas no necesariamente lo es para las personas.  Conforme el tiempo pasa los individuos se parecen cada vez más a pistones o bujías, su capacidad de adaptarse a diferentes contextos, cualidad distintiva de la vida, está casi atrofiada.



Artículos

PORTADA