Economía

La gente cree que “economía” es sólo materia de dinero.  Por eso todos alimentan sólo este aspecto promoviendo el consumismo.

Es cierto que el consumismo ayuda a crear nuevos puestos de trabajo, capturar la atención de inversores extranjeros, etc.  Todo este movimiento de dinero es lo que los economistas llaman “activar la economía” considerándolo positivo en todos los casos.

Este enfoque puramente cuantitativo tiene otra consecuencia directa, el hoy ampliamente asumido “más es mejor”.

Como resultado, esta vorágine enfocada sólo en el dinero acaba a largo plazo agotando los auténticos recursos.  Dependemos sobre todo de la naturaleza, única fuente de todos nuestros bienes.  Nos guste o no, ella ignora nuestras convenciones y tarde o temprano acabará despertándonos de nuestra fantasía de dominio: el dinero no es un recurso real, ni siquiera un bien material, sino una de nuestras abstracciones.

Éste es el problema.  Enfocada, especializada, incapaz de ver el cuadro completo, la mente humana se ha extraviado entre sus propias abstracciones.  Nuestro gran desafío y condición de supervivencia es reaprender una y otra vez y en orden creciente de dificultad a poner nuestros pies en la tierra.

La verdadera economía trata del uso inteligente de los verdaderos recursos.



Artículos

PORTADA