Regreso al futuro

En un documental acerca de la película Back to the Future, Michael J. Fox menciona una broma de Woody Allen sobre viajar en el tiempo (que también la oímos del protagonista de la película Midnight in Paris, de Woody Allen), «Don't go back before penicillin» (no vayas antes del descubrimiento de la penicilina).

Soluciones prácticas que a largo plazo acaban significando un problema cien veces mayor que el que habían venido a solucionar, ¿no es esto en resumen la historia de la humanidad?  La penicilina es un buen ejemplo.

¿Qué tal el futuro?  No es necesaria la máquina del tiempo, basta volar a China para tener una dosis de superpoblación y polución extremas.  Dicho sea de paso, los cambios que China ha experimentado últimamente son un buen ejemplo de que lo que los países presuntamente “desarrollados” nos vendieron como “progreso” no es muy buen negocio que digamos, ¿no?  No obstante todo el mundo parece decidido a aferrarse a esta fantasía hasta las últimas consecuencias.

Todos temen a la muerte, les preocupa cuántos años van a vivir.  La cobertura médica también es un tema que a todos incumbe muchísimo.  Pero nadie parece ni siquiera enterarse de la forma insalubre y miserable en que vivimos en el mundo actual ni muestra verdadero interés en cambiar los hábitos que la producen.



Escritos

PORTADA