Amante de los animales

Tu veterinario te sabrá decir que el que tu perro ladre durante horas sin parar es síntoma de que no lleva una vida sana.  Lo que no te va a decir para no perderte como cliente (y no hace falta ser profesional para entenderlo) es que por más cuidado y esfuerzo que pongas no vas a lograr que tu perro lleve una vida sana.  Gracias a la forma estúpida y arbitraria en que hemos destruido nuestro medio ambiente, llevar una vida sana hoy día es imposible para cualquier animal, incluyéndonos.  Y, aunque desde nuestro punto de vista artificioso parezca lo contrario, después de nosotros mismos, las peores víctimas de nuestra estupidez son las mascotas.

Indiferentemente del motivo, domesticar a un animal es joderle la existencia.  Hablamos de "circunstancias de la vida" cuando, dependiendo de en qué medida y cómo, se lo hace como recurso; para usar su leche, su carne, por ejemplo.  En otras épocas el caballo era medio de transporte, el perro herramienta de cacería, o alarma cuando se vivía sólo en medio del campo; hoy día esto no tiene utilidad.  Por último, la mascota moderna es puro capricho, ¿quieres un peluche?, cómprate un osito en el bazar, ¿necesitas compañía?, siempre hay un roto para un descocido, no desistas en tu intento de encontrar pareja, ¿necesitas una alarma?, hazte instalar una electrónica, ¡no jodas la vida a un animal por gusto!

Lo gracioso es que si luego tu vecino se queja por los ladridos incesantes de tu perro lo acusas de falta de consideración o de no querer a los animales cuando tú eres el desconsiderado, antes que con tus vecinos, con el animal.  Desde tu hipocresía vas a hacerte el ofendido esgrimiendo argumentos delirantes acerca de tus "necesidades" si uno te hace notar que al igual que tus maquinitas (motocross, motosierra, removedora de compost, cortadora de césped y, por qué no, el coche) la función que el perro cumple en tu vida es la de mero juguete.  ¡Incluso a la cacería deportiva se la pretende hacer pasar por necesidad y es avalada por el mismo ayuntamiento (municipalidad)!  Y ya que cito las maquinitas, si realmente te preocupara ése al que supuestamente consideras tu ser querido te darías cuenta de que la razón principal por la que vive alterado es justamente la misma que nos altera a nosotros: la contaminación acústica.



Artículos

PORTADA